ZHAN ZHUANG (Meditación de Pie)

Zhan Zhuang que se pronuncia “Jan Jong” en mandarín o “Jarm Jong” en Cantones significa estar de pie recto como una estaca o como un árbol; genéricamente son posturas estíticas de Qigong. La función de Zhan Zhuang es conseguir desarrollar equilibrio, estabilidad física/psíquica, así como calma y quietud; igual que un árbol con profundas raíces, poderosos troncos y grandes ramas que se extienden hasta alcanzar el cielo.

En este ejercicio de toma de conciencia podemos empezar haciendo unos pocos minutos al principio y gradualmente ir aumentando a medida que la musculatura de las piernas se fortalecen, hasta llegar a hacer 15 minutos, media hora y hasta una hora sin movernos. Este ejercicio fortalece las piernas pero además elimina la tensión y nos ayuda a tomar conciencia de tener la espalda recta, la columna, recta, eliminar tensiones y de encontrar una simetría en el cuerpo.

Póngase de pie con los pies paralelos y separados a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas de manera que estas se sitúen justa encima de la punta de los pies (usted no debe ver las puntas de los pies, si mira hacia el suelo).
EI cuerpo está recto pero relajado, tome conciencia de las plantas de los pies bien anclados en el suelo y la cabeza erguida tocando el cielo. Haga una larga espiración por la boca, y relaje la cara, los hombros, el pecho y la barriga, imagínese que la están cogiendo del pelo y están tirando hacia arriba de manera que su columna cuelga libremente. La barbilla entra ligeramente hacia adentro para poder relajar los músculos de la nuca, puede cerrar los ojos o mantenerlos mirando hacia el suelo en un ángulo descendente; hagamos una doble inhalación par la nariz, la primera más corta y la segunda más largo, a continuación una doble exhalación par la boca, nuevamente la primera más corta y la segunda más larga; vacié completamente sus pulmones, relaje la cara, hombros, pecho, barriga, brazos.

Revisando la postura indicamos los puntos más importantes: la barbilla está ligeramente hacia adentro los hombros se relajan y caen, los brazos cuelgan y la espalda esta un poco curva (convexa) y el pecho se ahueca ligeramente para permitir que el peso caiga al Dan Tien que es el centro de gravedad del cuerpo situado a unos 4 centímetros debajo del ombligo en el bajo vientre. Este debe de ser el centro de gravedad y donde se debe mantener la concentración al hacer esta postura para poder relajar. Otro punto importante es la ingle y la articulación coxo femoral que deben estar relajadas, así como la parte baja de la columna; el sacro, cóccix, zona lumbar, deben mantenerse relajados.

Una vez que hemos tomado conciencia de estos puntos vamos ahora a tomar conciencia de los músculos de la cara, de la frente. Relajamos la frente, permitimos que toda la tensión y las arrugas desaparezcan de la frente.

Relajamos los ojos; ojo izquierdo y ojo derecho relajados. Tomamos conciencia de la boca y de la mandíbula, relajando los músculos; la boca esta entreabierta. Relajamos el cuello y la nuca, tomamos conciencia del hombro izquierdo y lo dejamos caer, el hombro derecho relajado, tomamos conciencia del brazo izquierdo relajándolo, tomamos conciencia del brazo derecho; relajamos el brazo derecho.

Tomamos conciencia del pecho y eliminamos toda la tensión del pecho relajándolo.

Relajamos el abdomen y el bajo vientre eliminando toda la tensión.

Relajamos la zona lumbar, la espalda esta recta pero relajada, los pies bien anclados en el suelo.

Utilizamos la respiración, para relajar: exhalamos par la boca largamente, eliminamos tensiones.

Ahora nos preguntamos cómo están los músculos de la cara, relajamos los músculos de la cara enviando mensajes de relajación y utilizando la exhalación para relajar, relajamos y tomamos conciencia de los hombros. Nos preguntamos: ¿Cómo están los hombros? Relajemos los hombros.
¿Están los brazos colgando libremente? Relajamos los brazos, estos cuelgan completamente, largos, relajados.
Nos preguntamos ¿Cómo esta nuestro pecho?, ¿Esta relajado? ¿Y nuestro abdomen?, ¿Esta nuestro abdomen suelto y relajado? Aflojemos el abdomen, el abdomen esta flojo, suelto y relajado. ¿Y cómo está la zona lumbar? Relajamos la zona lumbar.

¿La espalda esta recta pero relajada? ¿Los pies están bien anclados en el suelo, la cabeza toca el techo y los brazos cuelgan libremente? inspiramos profundamente por la nariz. Exhalamos par la boca y relajamos la cara, hombros, pecho, barriga, zona lumbar, permitimos que el peso caiga completamente al Dan Tien; toda la tensión ha desaparecido estamos en paz y tranquilos, nuestra cara esta relajada, nuestra respiración es tranquila, calmada…

Nuestro corazón, está tranquilo, calmado, la sangre fluye libremente, no hay tensión. Nuestra mente está tranquila, en paz, sosegada.