TECNICAS FISICAS

Luohan-Medicinal-3Movimiento:

Hua To, el más famoso médico de la dinastía Han del Este decía que “agua que corre no se pudre” y que “bisagra que se mueve no se oxida” (realmente decía que bisagra que se mueve no se la comen los gusanos porque en aquellos tiempos las bisagras eran de madera). El movimiento del cuerpo hace que la sangre y la energía fluya, mejora la función de los órganos internos y ayuda a mejorar la digestión, tránsito y eliminación de los productos de desecho. Sin embargo el movimiento debe ser el adecuado: ni muy exigente para evitar lesiones (“se debe escuchar el cuerpo”), ni demasiado flojo de manera que sea eficaz y que nos libere de las barreras y limitaciones que el dolor, los malos hábitos y en última instancia nosotros mismos nos hemos impuestos.

Cada practicante debe ser su propio guía o maestro pues no hay ninguna persona que tenga la capacidad de conocer mejor su cuerpo que él mismo.

 

Estiramientos:

En diversos sistemas de salud y desarrollo personal como en el Hatha Yoga y algunas formas de Qigong, se hace gran hincapié en los estiramientos para activar el flujo de energía y sangre por el cuerpo ya que son estos los auténticos factores curativos. La tendencia natural del cuerpo es hacia el encogimiento, el estancamiento y la cerrazón (sobre todo cuando existe dolor como es el caso de la artritis reumatoide) y debemos luchar contra ello. Los ejercicios de estiramientos de músculos y tendones y la movilización y apertura de las articulaciones permiten un mayor flujo de sangre y energía que drena los meridianos, mejorando no solo la movilidad sino también disminuyendo el dolor, retrasando la degeneración y en casos recuperando y regenerando el tejido.

En un río cuyo caudal es poderoso, la corriente arrastra todos los desperdicios (botellas, plásticos, troncos de madera, etc.) sin embargo en un río de aguas lentas los desperdicios se van acumulando en las orillas; de la misma forma un flujo deficiente de energía y sangre a través de meridianos y arterias permite que los productos tóxicos se acumulen en las paredes de estos conductos dañando los mientras que un potente flujo de energía y sangre además de nutrir todas las partes del cuerpo, oxigenarlo y revitalizarlo, impediría que los productos tóxicos se acumulasen, arrastrando los hasta los centros de depuración y/o lugares de eliminación. Este movimiento de la sangre y la energía es realmente el objetivo final del Qigong en cualquiera de sus ámbitos de actuación: ya sea para curar enfermedades físicas, desequilibrios mentales o ignorancia espiritual y se consigue a través de movimientos de cuerpo, respiraciones, y control de la mente.

 

Auto masajes:

El auto masaje a partes y puntos específicos del cuerpo moviliza la sangre y la energía. Pueden tonificar o sedar.

 

 

LUOHAN MEDICINAL