PUNTOS CLAVES EN EL ENTRENAMIENTO DEL LUOHAN

Luohan Gong es un método natural en el cual el cuerpo a través de la actividad es la fuente de su propia salud y bienestar. Utiliza los movimientos del cuerpo (Tong), un sistema de respiración y la atención consciente, para activar el flujo del Qi a través de los canales (JIN-LUO). Es un ejercicio suave que fue concebido con ingenio para armonizar perfectamente las fuerzas positivas (Yang) y negativas (Yin), y de esta manera equilibrando la mente y controlando la energía (Qi), llevarnos directamente a un estado de profunda calma, de “Meditación en Movimiento”.

 

Puntos importantes para una mejor práctica y entendimiento:

-Empiece su entrenamiento con la actitud apropiada, eso es, ser paciente. “Suelte/deje las cosas marchar y deje que Dios se encargue de todo”. Entender profundamente la importancia de lo que usted está haciendo, dominar su respiración, su mente, sus emociones y su cuerpo no es una tarea fácil, pero definitivamente ello merece su dedicación. Deje marchar los deseos y los objetivos, no intente “aprender” sino más bien disfrutar del proceso de aprendizaje. Hágalo todo con alegría. Avance paso a paso, empiece por hacer las posturas correctamente, continúe aprendiendo el sistema de respiración y después tome conciencia de sus pensamientos a la vez que lo coordina todo.

Los movimientos se deben hacer despacio, sin prisas, viviendo completamente el presente. Hacer los movimientos lentamente le ayudará a relajarse mentalmente y a eliminar la tensión. Con la práctica debemos llevar el estado de paz y tranquilidad a las actividades de la vida diaria: “Quietud en el Movimiento”.

-Relaje el cuerpo desde la cabeza hasta los pies. Relaje la cara, los hombros, los brazos, la espalda, el pecho, el estómago y la barriga, como si estas partes mencionadas estuvieran hechas de gelatina. Para mover el Qi uno de los factores más importantes es hacer los movimientos suavemente y estar relajado. Para estar relajado, tenga una postura correcta, calme la mente y suavice los músculos.

-Evite pensamientos que le distraigan y olvide los quehaceres de la vida diaria; manténgase en un estado de paz y quietud. Tómese el entrenamiento de Luohan como una oportunidad para parar la agitación excesiva y el comportamiento mecánico de cuerpo y mente, y disfrute de estos simples movimientos.

-Regule la respiración para eliminar las tensiones corporales y los pensamientos distrayentes. La respiración une el cuerpo y la mente y es una formidable herramienta para manejarlos y coordinarlos bien. La respiración debe ser lenta y natural usando el diafragma. Cuando usted inhale el aire debe entrar por la nariz como un hilo muy fino. La respiración se debe combinar bien con los movimientos y la mente.
El pecho es una central eléctrica.

-Extienda la postura tanto como sea posible sin tensión. Intente usar el mínimo número de músculos en cualquier movimiento.

-Unifique el movimiento, la respiración y la mente (Yi). El ejercicio físico deberá ser controlado por la mente. Empiece poniendo su atención sobre los movimientos del cuerpo en general y en particular sobre el Dan Tien, la columna vertebral y las manos. Después entrene para tomar conciencia de la respiración y de las emociones que acompañan a los movimientos. Al tiempo que lo siente todo y nada en particular.

-Este constantemente consciente del Dan Tien. El Dan Tien es el centro del cuerpo donde todos los movimientos empiezan y terminan. Mantenga la parte alta del cuerpo, encima del ombligo, ligera, suave y libre, y la parte baja pesada, estable y rica en Qi y ánimo.

-Tome conciencia de los cambios internos en su organismo que vienen con la práctica. Incremento del flujo de sangre, estado de bienestar físico y tranquilidad mental, etc. Aprenda a visualizar el flujo de energía por los medianos y a observar, sentir, comunicarse, y a ver sus órganos internos como si usted estuviera usando una linterna para ver en la oscuridad.

-Ponga tanta atención al descanso como al entrenamiento. Asegúrese de aplicar “Houhou”, que es “el control del fuego” en su práctica (fuego significa el grado de calor interno como consecuencia de su entrenamiento). Modere la duración y el grado de su entrenamiento a su capacidad en ese momento. Esto no solamente se aplica al grado de esfuerzo físico sino también a la intención mental y a la concentración. Si su entrenamiento es muy escaso, no hará el progreso adecuado, y si es demasiado agotará su energía e incluso podría llegar a dañarle.

Aprender a escuchar de verdad y seguir su voz interior, y acomodar su práctica a ello no es sólo una señal de Gran Sabiduría, sino una garantía de salud y un paso firme en el progreso sobre el Camino…

-Proteja y alimente su Qi en su vida diaria. Mientras que en el entrenamiento manifestamos el Qi en el movimiento, el nutrirlo se refiere a la importancia de reponerlo y guardar esta energía en el cuerpo.
Tan importante como el entrenamiento, el cual incrementará su nivel de Qi y mejorará su circulación por el cuerpo, es llevar una vida equilibrada la cual lo reaprovisionará y lo mantendrá de diferentes formas.

Para nutrir o fomentar su Qi es indispensable tener unos hábitos de vida saludables los cuales incluyen correctos hábitos alimenticios, suficiente sueño y descanso, actividades de vida regulares, el cultivo de pensamientos positivos, alegría, humor y felicidad.

Fomentar el Qi, se puede además pensar en no malgastar el Qi en asuntos triviales y secundarios en la vida diaria, para conducir nuestros esfuerzos hacia una vida más saludable, más sabia y más feliz.

 

Recomendaciones generales durante la práctica:

Key-Points-Training-041. Momento del día para practicar: El mejor momento para practicar es aquel momento del día que sea más fácil para usted, para mantenerse practicando durante toda su vida. Según la Medicina Tradicional China, el mejor momento para practicar Qigong es por la mañana, cuando la energía Yang está ascendiendo, que es, el día y su luz. La noche, Yin, es para descansar y para la no acción, y nosotros deberíamos aprender a acomodarnos a estos ciclos, si nuestra vida personal nos lo permite, y así seguir los ritmos naturales de la vida.

2. Ropa. Llevar ropa suelta sin cinturones que opriman el área de la cintura. El calzado debe ser cómodo y sin tacones. Después o durante el entrenamiento, dependiendo del tiempo, proteja su cuello y la parte alta de la espalda de las corrientes.

3. Tome conciencia del lugar y del tiempo durante la práctica. Evite el tiempo extremo como: viento, frío, calor, humedad, etc. y entrene en áreas que estén secas. Tome conciencia de su entorno y sus reacciones hacia él.

4. No haga ejercicio inmediatamente después de haber comido mucho, espere al menos dos horas para qué se haga la digestión.

5. Observe las reacciones durante el entrenamiento. Normalmente se recomienda observar cuidadosamente las reacciones que el entrenamiento tiene en nuestras mentes y en nuestros cuerpos y mucho más si hay una historia personal de desórdenes mentales.

6. Disipe miedos o peligros para la salud de la práctica de Qigong. Luohan Gong es una forma muy segura de ejercicio en cuanto a forma y teoría. Fue concebida para ayudar a las personas a recuperarse o mantenerse a un alto nivel de bienestar físico y mental, y es especialmente apropiada para las personas que padecen enfermedades. Hay dos formas por las que un practicante se puede hacer daño cuando practique Qigong: haciendo los movimientos erróneamente o esforzándose demasiado en ese momento específico.

7. Evite cualquier sentimiento incómodo. La práctica del Qigong debe ser agradable y placentera. Si usted tiene cualquier signo de incomodidad, física, mental o emocional tome conciencia de ello y analice la razón, vaya más despacio o pare su práctica hasta que sepa la causa.