LEYES NATURALES QUE GOBIERNAN NUESTRA SALUD

Existen normas de higiene y salud que se deben seguir de forma habitual en la vida diaria para gozar de buena salud y bienestar físico-psíquico y que deben asimismo acompañar el tratamiento que presentamos y que de manera general enumeramos abajo:

 Luohan-Medicinal-2

El régimen dietético:

Lo que ingerimos es sumamente importante. Si tomo veneno, muero, si bebo demasiado alcohol, me emborracho, si tomo demasiada carne roja mis arterias se endurecen. Es tan simple como eso. Una dieta equilibrada donde las frutas, cereales, frutos secos y vegetales predominen y que incluya huevos, productos lácteos y quizás algo de pescado es un dieta correcta y saludable. Abusar de carnes, alcohol, azucares blancos, conservantes y colorantes, productos procesados o enlatados o simplemente que no sean frescos así como ingerir copiosas cenas es altamente perjudicial para la salud (el desayuno debe tomar predominio sobre la cena).

Un régimen alimenticio debe incluir de vez en cuando una forma de ayuno que puede ser un día semanal a base de agua o ingiriendo zumos de frutas naturales y tomando un laxante natural la noche anterior y/o un fin de semana al mes a base de zumos de frutas y utilizando un laxante natural cada día del ayuno para poder limpiar y eliminar las toxinas acumuladas (en este segundo caso el paciente debe pedir la opinión su médico antes de comenzar). Periodos superiores de ayuno deben ser estrictamente controlados por médicos y centros especializados en ayuno terapéutico.

Nota: Existen ciertas bebidas y o alimentos para aumentar el flujo de sangre y energía en el cuerpo y que deben ser estudiadas e investigadas.

 

El ejercicio:

El ejercicio es de suma importancia. Es probablemente la medicina más eficaz para prevenir y curar enfermedades (conjuntamente con el control de los pensamientos) y del que debemos tomar diariamente generosas cantidades. Trataremos este apartado con mayor profundidad más adelante.

 

Respiración:

La respiración adecuada no solo aumenta la capacidad pulmonar y mejora la oxigenación de los tejidos con los evidentes beneficios que ello conlleva, sino además lleva a esos tejidos el Qi, la energía vital, fuente de toda curación. La respiración es además una maravillosa técnica para controlar el dolor, la ansiedad, el miedo, y toda clase de pensamientos y emociones negativas.

 

La luz solar:

Los rayos solares tienen un efecto curativo que no se debe desdeñar. La energía absorbida por el cuerpo durante baños de sol (preferiblemente por las mañanas y al atardecer) recarga el organismo y sostiene la vida. Pequeños periodos reiterados son más beneficiosos que largas exposiciones esporádicas al sol que pueden ser dañinas.

 

Moderación Sexual:

Para mantener la buena salud es importante mantener una vida sexual regular y adecuada para conservar la energía vital. Las relaciones sexuales pueden ser un una fuente de armonía y salud o pueden causar debilitamiento, enfermedad y vejez prematura; la llave está en la moderación y el inteligente uso de esta poderosa energía creativa.

 

La relajación:

Aprender a relajarse física y mentalmente es indispensable para gozar de buena salud. La relajación no solo permite el libre flujo de sangre y energía invitando su entrada y recorrido por el cuerpo, sino además ayuda a no malgastarla, debilitando nuestros órganos internos, el sistema inmune, etc. Existen técnicas de relajación físicas y mentales que ayudan enormemente a controlar los estados de tensión, sin embargo se debe profundizar e ir a la raíz del problema que normalmente se encuentra en los deseos, expectativas, pensamientos, opiniones y valores personales que albergamos y que son normalmente la causa de que esta tensión aparezca.

 

La alegría:

Ninguna lista de normas esenciales para el mantenimiento de la salud sería completa sino se incluyese en ella la alegría. En verdad la sonrisa está dotada de poder curativo pues a través de ella invitamos el ilimitado poder curativo de la Conciencia Cósmica (Tao) que distribuye la corriente energética por todo el cuerpo. Esta alegría debe ser una alegría sincera que viene de adentro, no la fingida. Las personas felices están menos expuestas a las enfermedades ya que la felicidad atrae un mayor abastecimiento de Qi y no lo malgasta inútilmente en preocupaciones, tristezas, lamentaciones, y negatividad. Es imprescindible cultivar la alegría si se quiere gozar de buena salud!!

 

 

LUOHAN MEDICINAL