LUOHAN Y ARTES MARCIALES

Es históricamente aceptado que Bodhidharma, Ta Mo para los chinos, llegó a China procedente de la India alrededor del año 520 para difundir las enseñanzas Budistas y fundar el templo Shaolin, de donde brotó el budismo Zen. Bodhidharma no sólo difundió el Budismo, si no al observar como a sus discípulos no resistían el riguroso entrenamiento espiritual y muchas veces les vencía el sueño durante las largas horas de meditación además de que en los días más fríos y de mal tiempo sufrían achaques y dolores corporales, ideó una serie de ejercicios llamados “Las Manos de los Dieciocho Luohan”.

Este sistema de entrenamiento físico, mental y espiritual, fue creado al combinar ejercicios que Bodhidharma llevó desde la India, junto con la observación  de los animales en su estado natural (movimientos de la Grulla, del Tigre, del Leopardo, de la Serpiente, etc.) además de ejercicios que ya practicaban en China.

Estos ejercicios siguieron desarrollándose en el Templo Shaolin y a través de generaciones de monjes. El más famoso fue Gok Yuen, quien amplió los ejercicios originales de Ta Mo a setenta y dos movimientos, siendo posteriormente ampliados nuevamente por Lee Sau y Bak Juk Fung a ciento setenta y tres movimientos, hasta convertirse en las bases de Shaolin Chuan Fa o Kung Fu, el cual sucesivamente influenció grandemente al resto de las Artes Marciales Orientales.

Las manos de los dieciocho Luohan han llegado a nosotros a través del Dr. Chen Yong Fa, el Jeung Mung (Guardián del sistema) del Choy Lee Fut y la quinta generación descendiente de Chan Heung, el fundador del sistema. El Choy Lee Fut es el estilo más popular de Kung Fu del sur de China y traza sus raíces hasta el templo original de Shaolin, incluyéndose entre sus enseñanzas el sistema de Luohan de Chi Kung.

El que esto escribe, el Dr. Gaspar García, es el discípulo más avanzado en Occidente del Maestro Chen y que ha sido igualmente el primero en introducir y extender estos ejercicios en América y Europa.
Pero la fuerza y la profundidad de “Las Manos de los Dieciocho Luohan” no sólo descansan en esta fundación histórica, si no en sus teorías y aplicación práctica, las cuales dan fe de su mítico origen.

Aquí sigue una breve descripción y explicación de estos principios, aplicados a las Artes Marciales: Las Manos de los 18 Luohan son el anteproyecto de los ejercicios físicos en los cuales los movimientos de Kung Fu tienen su origen, siendo la contribución más importante de Ta Mo a las Artes Marciales, pudiendo estas enseñanzas agruparse en cinco campos: La Visión del guerrero, la Respiración, la Mente, la Energía y el Control del Cuerpo.

 

LA VISIÓN DEL GUERRERO

Cuando Bodhidharma llegó a China, tenía como visión el difundir las enseñanzas de Buda: El Iluminado. Bodhidharma y sus seguidores practicaban la no violencia, la compasión y el Camino Espiritual. Su objetivo, idéntico al del Buda, era ayudar  a la humanidad a eliminar su eterno sufrimiento y por esta razón fundó el Monasterio de Shaolin; un centro para la transformación de uno mismo.
La moral, los valores éticos y espirituales que Ta Mo enseñó a sus discípulos darían forma para siempre al espíritu de las Artes Marciales de Shaolin, haciendo de esta clase de Pugilismo un ARTE NOBLE.

El Camino de desarrollo personal, en este caso el Camino del Guerrero Espiritual de Shaolin es un camino muy duro que requiere coraje, disciplina, perseverancia, humildad y determinación: las mismas cualidades que un soldado debe tener.
Un artista marcial (de Marte, Dios de la Guerra) en el sentido tradicional,  es un soldado, un soldado espiritual cuyo objetivo real es luchar contra el mismo, contra su propia ignorancia, deseos, ira, envidias, egoísmos, etc. El verdadero artista marcial es alguien que tiene intención de vivir con la honestidad y la seriedad que tal cuestión exige.
Cómo un guerrero espiritual; dos de las más importantes cualidades que un artista marcial debe tener son: disciplina y espíritu de determinación. El artista marcial debe hacer exactamente lo que tiene que hacer cuando tiene que hacerlo, nunca debe abandonar el objetivo hasta alcanzarlo, nuca rendirse, debe vencer sus más bajos instintos, y un largo etcétera que es lo que dan verdadero sentido a esta disciplina.
Desde luego estas cualidades son también indispensables para un artista marcial de cara al combate. El entrenamiento físico, mental y espiritual en Las Manos de los Dieciocho Luohan son un sutil complemento para todos los Artistas Marciales.

 

RESPIRACIÓN, MENTE Y CONTROL DE LA ENERGIA

Sin la respiración, la mente y el control de la energía, las artes marciales seguirán siendo un mero ejercicio físico, y del mismo modo nunca podrían alcanzar el más alto nivel en la aplicación; esto es en combate.
La relación entre la respiración, la mente y el control de la energía es bien conocida por los artistas marciales y de aquellos que se han aventurado en el mundo del control de Personal.


Control de la Respiración

Fisiológicamente hablando la forma adecuada de respirar es utilizando el músculo diafragma que asegura una correcta oxigenación y eliminación del de dióxido de carbono. Una buena respiración es indispensable para gozar de buena salud ya que las reacciones metabólicas que tienen lugar en el cuerpo necesitan oxígeno. Para un Artista Marcial la respiración también es indispensable pues la respiración es también el amo de la FUERZA.
Es importante examinar el papel que la Medicina China atribuye a la respiración; Gu Qi o la energía de los granos o comida y Kong Qi o la energía del aire. En otras palabras, cuando nosotros hacemos QiGong no estamos solamente purificando nuestro sistema, si no también estamos alimentándolo, fortaleciendo el cuerpo, haciéndolo más energético, activo, sano; de este modo, en el caso de una pelea, tendremos nuestra máquina corporal en óptimas condiciones.

Dan-TienDe este modo nosotros comprenderemos que la respiración, al igual que la comida, es una fuente de energía, siendo la respiración fundamental también para guiar y enfocar la energía a diferentes partes del cuerpo. Esto es lo que el Qi Gong en realidad hace: no solamente incrementa la cantidad y la calidad de la energía vital del hombre, sino que también dirige esta energía hacia partes específicas del cuerpo: órganos, para mejorar la salud o la columna para el progreso espiritual.

Pero esta energía puede también ser dirigida en el caso de las Artes Marciales para incrementar los efectos de los puñetazos o bloqueos, para proteger un área que puede volverse vulnerable o para mantener la estabilidad  o el equilibrio de principio a fin de los movimientos, centrando la energía en el bajo abdomen, Dan Tien o Hara, como le llaman a este los japoneses. Cada acción, tanto si es defensiva como ofensiva, comienza y acaba aquí, el control de la respiración es la base para alcanzar este objetivo.

Es fundamental mencionar la relación entre la respiración y la mente. Una suave y profunda respiración provocará un estado de calma y serenidad; y al contrario, la angustia la ansiedad, el miedo y el stress en general están acompañados por rápidas y superficiales respiraciones.
Un luchador debe estudiar el uso de la respiración y el estado emocional y del control mental inherentes en una confrontación, antes y durante el encuentro, tanto en la vida diaria como en el combate. Una cosa son posturas fuertes y poderosos puñetazos y patadas y otra es ser hábil en el uso de ellas en situaciones críticas cuando la mente puede estar en un estado de confusión.

El control de la respiración no solamente calma la mente y da un insuperable poder al artista marcial sino que mejora rápidamente su Sabiduría elevándola al más alto nivel; ya que al contactar con esta energía, descubrirá todos los misterios del universo, todos los secretos, la armonía y el entendimiento de la más Alta Realidad; La Compasión Pura.


Control de la Mente

Kung Fu Choy Lee Fut, KuoshuAsí como no es posible llegar a ser un buen Artista Marcial sin el control de la respiración, igualmente es también impensable alcanzar un cierto nivel de maestría en cualquier otra cosa, sin concentración o control mente. La concentración se define como el fijar la atención en un solo objeto.

Tanto para el artista marcial como para el practicante de Qigong, el control de la mente le llevará al control de la energía porque “la Mente es el Maestro de la Energía” y como explican los Sutras: “Con el control de la mente, cualquier cosa es posible” la mente es la llave hacia el poder ilimitado del universo.

Si el control de la respiración es importante en el control de la energía, igualmente lo es el control de la mente; muchos ejemplos hay de situaciones donde la mente se olvida por un instante de sus autoimpuestas limitaciones, siendo innumerables las aparentemente increíbles hazañas de fuerza y supervivencia que han sucedido gracias al poder de la voluntad y determinación del individuo. La mente es la más poderosa herramienta para aumentar la fuerza del Guerrero. En el caso del artista marcial, una completa concentración golpeando o bloqueando significa no realizarlo sólo con su cuerpo, si no con todo su ser, para enfocar y descargar todo su poder, toda su fuerza en un punto. Esto es llamado YI o intención.

Kung Fu Choy Lee Fut, KuoshuEstar completamente concentrado en una cosa, es estar ahí en tiempo y espacio; es compenetrarse plenamente, identificarse enteramente con el objeto de su atención  y así sentirlo, vivirlo. Ello da entre otros resultados: mayor protección,  ahorro de energía, incremento de la sensibilidad, mejora del tiempo de reacción, y llegar a prever las reacciones del contrincante, todo ello desde luego fundamental en una situación de combate. No debemos olvidar que en otros tiempos los combates eran a muerte y el artista marcial ponía su vida en peligro, no era un juego o un deporte, era literalmente una cuestión de vida o muerte por lo que la concentración se ejercitaba al máximo.  Esta es la principal característica que modelaba el entrenamiento y la mentalidad del artista marcial de antaño y que debe servir como un importante ejemplo e incentivo para el practicante moderno ayudándole a esforzarse en alcanzar el más alto nivel de concentración y de control de la energía.

Aunque en nuestros días los combates no son a muerte y las Artes Marciales son en muchos casos un deporte, es cierto que todavía el artista marcial se enfrenta a dolor, sufrimiento y cierta cantidad de stress, y que nuestro organismo interpreta estos inofensivos combates como experiencias impuestas que hacen saltar nuestro sistema de alarma, forzándonos a practicar con un alto grado de concentración controlando nuestros pensamientos y emociones. Aquí se sitúa otro importante beneficio de las Artes Marciales a aquellos interesados en el desarrollo personal.

exercise of Push HandAl principio, durante el entrenamiento de Las Manos de los Dieciocho Luohan al practicante se le enseña a estar completamente presente (pensar en una cosa para olvidar las mil); a ejecutar cada  movimiento con YI (intención) ya que YI es el fundamento del Flujo de Qi. Al practicante de Luohan se le pide que observe la posición de su cuerpo, su respiración y su mente, a esto se llama San Shou (Shou Xing, Shou Chi, Shou Yi); y al alargar sus posturas, poniendo atención en la posición, en la respiración y en la mente y se alcanzará el San Wang, olvidándose de los tres: dando lugar a un estado mental conocido como No-Mente (Wu Hsin) cuando uno se olvida de su cuerpo, de su respiración y de su mente, alcanza la realidad misma y de este modo puede ser natural, espontáneo (Tzu Jan), totalmente libre.

Es lo mismo que cuando la Luna se refleja en el agua de un tranquilo estanque, “Cuando la mente está en calma y vacía el Chi verdadero estará bajo control”. Para el artista marcial significa estar en cuerpo, mente y alma aquí y al mismo tiempo ser libre, para la acción y reacción. Cuando la mente está calmada y relajada también mejora su sensibilidad. La percepción de los fenómenos es más aguda y es capaz de reaccionar más rápidamente. Cualquier ejercicio de Manos que Empujan (ceder y contraatacar espontáneamente) mejorarán.

Al practicante de Luohan también se le enseña a fluir de un movimiento al siguiente, no dejando su mente parada en otra cosa; esto se llama Mo Chih Ch´u (ir sin vacilación). Esto es lo que le permite al practicante “avanzar”, no estancarse en otra cosa, del mismo modo que la pelota en una corriente de un arroyo nunca para, sube y baja, va a la  izquierda o a la derecha, siempre moviéndose. Para el artista marcial esto significa que al atacar o ser atacado no debe parar, si no que continuará pegando, bloquear o pateando, sin intervalos, continuamente, tan rápido o  espontáneo  como el sonido que sale de las manos dando palmadas. Mo Chin Ch´u permite adaptarse perfectamente en tiempo y en espacio al movimiento.

kung fu

El Luohan Gong también enseña Wu Wei (no acción), lo cual quiere decir actuar siguiendo la corriente de la vida, no oponerse, si no fluir con el Universo. Wu Wei enseña junto con otras muchas cosas a usar el mínimo esfuerzo para alcanzar el objetivo intentando, sino flexible no poniendo oposición (una gota de agua en una hoja de loto resbalaría); para el practicante de artes marciales al llevar el hombro derecho hacia atrás cuando nos empujan vemos como el izquierdo va naturalmente hacia delante con un golpe ahorrando energía, intercalando suavidad y movimientos flexibles con movimientos vigorosos cuando se necesiten.


Control del Cuerpo

Las manos de los dieciocho Luohan han sido usadas por generaciones de grandes maestros de las artes marciales para mantener la máquina corporal en óptimo nivel de eficiencia. Los tremendos resultados obtenidos a través de la práctica regular hacen de ella una herramienta indispensable de entrenamiento manteniendo así el secreto que la ha envuelto.
La forma es extremadamente potente trabajando el cuerpo con exigente posiciones y movimientos del cuerpo, piernas y brazos, que están especialmente adaptados para los artistas marciales. Los conceptos de relajación (física y mental); el correcto trabajo de las posiciones y movimientos del cuerpo, piernas y brazos, que están especialmente adaptados para los artistas marciales. El correcto trabajo de las posiciones de piernas para dar solidez, equilibrio y energía en los movimientos; el ejercicio de la cintura, caderas, espalda y hombros; la capacidad de desarrollar diferentes clases de Gings (fuerza relajada y explosiva), la extensión y el estiramiento practicados siguiendo la teoría del Yin y Yang para incrementar la
flexibilidad y elasticidad de los tendones y músculos y con ello rapidez, el fundamental e imprescindible  concepto de que el “Cuerpo precede al Golpe”  así como el drenaje de los canales de Energía, hacen del Luohan Gong una herramienta de entrenamiento ideal tanto para principiantes como experimentados artistas de cualquier sistema.


YIU – MA – BO:  Cintura – Caballos (trabajo de piernas) – Hombros

trabajo de piernas“Lo más alto que tú puedas llegar, lo más profundas que tus raíces puedan ser” esto se aplica no solamente en el auténtico espíritu, donde la seguridad y firmeza de las piernas permite al alma volar hacia el infinito, sino también en el mundo físico. La solidez, las posturas estables son un requisito previo para el poder y la velocidad…. la canción basada en Muhamed Alí, el más grande boxeador de todos los tiempos para algunos, decía…”se mueve como una mariposa y pica como una abeja”.
Todas las Artes Marciales entienden esta verdad universal. Las manos de los dieciocho Luohan contiene posturas bajas y continuos cambios en los movimientos del peso cuerpo, de una pierna a otra y posiciones sobre una pierna, fortaleciendo los músculos e incrementando el equilibrio.

spine, waist turningYiu o Cintura, es otro de los pilares básicos de las Artes Marciales y del Qigong. En la columna se encuentra el más importante punto de energía y los canales del cuerpo. Completando el giro de la cintura y la columna, como se hace en el Luohan Gong, estos puntos son activados y la energía se produce al circular de parte a parte de estos puntos y canales. En el combate el poder sube desde los pies y es incrementado por el movimiento de los músculos de la espalda, una suelta y relajada cintura sumará un explosivo poder al movimiento, ser flexible de cintura es un factor determinante, es la base, el dentro de giro el cual hecha hacia fuera todos los ataques. El poder originado por el movimiento de la cintura es intensificado por la coordinada acción del látigo de las tres puertas (vertebral lumbar 3, dorsal 3 y cervical 1) situadas en la columna, la cual es otro importante elemento que contribuye a la generación del máximo poder de las Artes Marciales. Toda esta energía desarrollada se fomenta aún más por la acción de los hombros.

waist turningBo – Los hombros, no solamente suman poder al golpe si no también extensión. Extensión es otra de las cualidades para ser un buen luchador, que debe alcanzar a su oponente, y las 18 manos de Luohan son un extremado y efectivo método para aprender la extensión durante su práctica, los músculos de las piernas, espalda, hombros y brazos son estirados y de este modo en las Artes Marciales se enseña a ganar esos pocos centímetros que son cruciales en un encuentro. Estos potentes estiramientos practicados en el Luohan Gong no sólo permite el relax y la eliminación de tensiones hacen que los movimientos sean más rápidos; la velocidad  viene de rápidos reflejos y músculos relajados y ambos son inherentes a una relajación física y mental.
Durante todo el Luohan Gong el practicante se concentra y enfoca ciertas áreas del cuerpo, manos/antebrazos y pies/piernas y su posición en ciertas formas: cerrando, abriendo, enganchando, etc, es la mente la que arrastra la energía, y así estás áreas y posiciones con el puño, la palma, la garra del Tigre, los dedos de punta, el pico de Grulla, el barrido con el antebrazo, el golpe con el talón de pie, la tibia etc, incrementa su fuerza, flexibilidad y sensibilidad.

 Luohan Kung

En Conclusión

Las manos de los dieciocho Luohan enseñan y adiestran al artista marcial a usar la respiración, la mente y el uso del cuerpo correctamente maximizando su fuerza física tanto como en el desarrollando su poder interno (Chi) guiando la energía para generar un tremendo poder en sus golpes, bloqueos y patadas; además de todo esto el Luohan Gong enseña al artista marcial la belleza, la unidad y armonía que existe dentro y fuera de sí mismo. Se puede ser un practicante de Qigong sin estudiar artes marciales, pero no se puede ser un artista marcial sin ser practicante de Qigong.