EJERCICIOS DE TONIFICACIÓN, SEDACIÓN Y ESTIRAMIENTO

1. Tonificación:

EJERCICIO PARA TONIFICAR

Se levantan los brazos mientras se inhala a través de la nariz y extienden las piernas.

Se continúa separando los brazos arriba de la cabeza para volver a bajarlos, exhalando el aire por la boca y doblando las rodillas, pero manteniendo al mismo tiempo recta la columna, importante estar consciente del efecto regenerador y revitalizante del oxígeno, mientras ingresa al organismo.

 

 

 

 

 

Tonificacion

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Sedación:

EJERCICIO SEDANTE

Se inhala el aire por la nariz mientras se elevan los brazos a lo largo de los lados del cuerpo.

Se colocan las manos sobre la parte superior de la cabeza y al exhalar largamente por la boca, se bajan por enfrente mientras se relaja la cara, hombros, pecho, vientre y parte inferior de la espalda, liberándose de la tensión. Mientras se tienen los brazos colgando, se visualiza una corriente agua o una luz que nos limpia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Estiramiento:

EJERCICIO PARA ESTIRAR Y RELAJAR LA ESPALDA

El ejercicio tiene dos partes:

En la primera se estiran los brazos hacia el cielo y un poco hacia atrás, y se estiran las rodillas y las vértebras de la región lumbar, dorsal y cervical, inspirando por la nariz.

Después se espira por la boca mientras se relajan gradualmente las rodillas y las regiones: lumbar, dorsal y cervical, la cabeza y los brazos se dejan colgar libremente.

 

 

 

 

 

Estirar-espalda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


EL OSO

Ejercicio de calentamiento y relajación.

Permite soltar las articulaciones y eliminar la tensión.

Manteniendo la espalda recta, utilice la columna vertebral como eje y suelte un brazo y después el otro que balancean libremente hacia un lado y el otro.

 

 

 

POSICIÓN GRULLA

                          Equilibrio y Fortalecimiento de piernas

 

 

*Estos ejercicios están realizados por un maestro que ha dedicado muchos años a la práctica del movimiento y al fortalecimiento gradual del cuerpo. Rogamos que escuchen el cuerpo y ejecuten con prudencia estos ejercicios, aplicándolos a la condición particular del practicante en el momento de realizarlos y nunca esforzando el cuerpo más allá de lo que marca el sentido común.